Ir con la maleta ordenada y volver metida en ella.

Estándar

He vuelto a Berlín. Sin ti y en coche. Sin tener que correr por andenes holandeses con una mochila cargada con piedras.

He vuelto a Alemania sin que vinieras a buscarme. Ya estás tú dejándote encontrar por otra sonrisa, que por cierto -y no es por rencor- no tiene nada que envidiarle a la mía.

He vuelto a darme cuenta de que no quiero perderme. Por eso igual me siento actriz y canto cada mañana -y eso que no soporto los musicales- como si me diera igual saber que dentro de mí nada se mueve a excepción de mi egoísmo.

He vuelto a enamorarme de mí y eso es lo que importa. No me quedaba nada en qué creer y mientras dejo que las olas me golpeen, mis pies inmóviles en mi pecho callan.

He vuelto a añorar el silencio hace unas semanas. Creo que necesito tiempo. Por mí, para mí. Debería aprender más cosas, pues me siento una ignorante. Y, sin embargo, últimamente podría admitir que he estado siendo feliz.

He vielto a sentirme triste, pero sin que el causante sea alguien que no sea yo. Y eso me enorgullece.

¡Ah! Y he vuelto a ver mis estadísticas. Es bonito saber que tengo un sitio donde escribir sin que nadie me lea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s