Léeme la voz, que las palabras se resbalan hacia dentro.

Estándar

Necesito que me escuches susurrando porque he perdido de vista a mi voz siguiendo el hilo. Normal quedarse sin rumbo cuando tienes que usar tus oídos para ver, para continuar.

Hace tiempo que todos me molestan, que todo me retumba. Creo que fue el temporal de viento. La gente dice que todo salió bien, pero esa noche yo creo que se me escapó algo volando. Desde entonces no consigo descansar como antes porque sé que hay un par de ideas que ya no van a volver y rebusco de manera obsesiva para darme cuenta de que he olvidado hasta los detalles de la lógica de Aristóteles.

En fin, pues si hemos perdido la capacidad de razonar, entonces no me queda otra que divagar entre mis pensamientos sin tener ni idea de en qué idioma me están hablando, o de si apenas murmuran. Creo que el problema es que he dejado de pensar.

Siempre había infravalorado la capacidad de comunicarse. Mediante palabras, imágenes y hasta gestos. A día de hoy, sin embargo, me doy cuenta de lo poco que lo hago y de lo fatídico que es no encontrar aquello que baile al ritmo de mi cabeza mediante los pasos de mis labios, esos que ya no saben ni besarte porque desde el estómago están vacíos los sueños.

Todo lo que me parecía sencillo o evidente ha perdido todo su sentido y viene para martirizarme por el día  -recordándome que debo leer sin saber qué escoger- y por la noche, cuando no sé si arrepentirme antes de que lo hagas tú cualquier miércoles de estos.

Quizá esté aceptando que vivo con miedo, como otro humano más. Lo que ya no tengo tan claro es si eso nos hace adultos o si esta teoría confirma mis sospechas de que jamás maduraré porque no tengo la capacidad ni habilidad para ello. Pues cada día encuentro más difícil levantarme, sonreír y tirar hacia delante.

Tampoco quiero decir que no quiera salir de la cama -que a veces, tampoco, para qué engañarnos-, pero necesito aprender a volver a pasar los días dejando de sentir tanto eco en mi estómago. Ya no es el hambre lo único que me hace sentir vacía, es la pena de saber que jamás llegaré a entender qué es el arte.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s