Dejarme llevar a Austria volviendo por Suiza.

Estándar

Esta semana ha sido una verdadera locura. Bueno, en realidad no, pero al menos le he pegado una patada a la rutina y me he atrevido a salir de casa a hacer cosas realmente productivas para mí.

El sábado había unos talleres de una escuela de música, diseño y arte en la ciudad y decidí apuntarme con unos amigos. Total, era gratis y había títulos tan llamativos como “escribir canciones con sentimiento” o “explorar la voz de la cultura pop”. Sí, nunca me había atrevido a explorar esa faceta musical en el último año y ya lo estaba echando de menos. El llevar casi tres meses jugueteando con el ukelele y el empezar a sentirme otra vez un poco más libre, en el presente, hace que me libere delante de la gente y que me arranque a cantar, como gramola que me apodan.

Así que allí me iba a plantar el sábado por la mañana (milagro, me lo habían dado libre… a saber qué me pedirían otro fin de semana, pero bueno, terminemos esta irrupción de ansiedad) y luego… ya se vería, pues el domingo iba a ir a Colmar, Francia -menos de dos horas en transporte público teniendo en cuenta que tardo casi la mitad en llegar a la ciudad, no me parece ninguna locura-.

Sin embargo -y aquí es donde empieza lo divertido-, el viernes por la noche se cancela lo de Colmar. La verdad es que doy gracias porque llevo sin dormir en condiciones -más de cinco horas seguidas- más de tres semanas y así podía dedicarme a dormir. Pero pocas horas más tarde, otra amiga me propone en el último minuto sacarme un billete para ir a Austria (a unas dos horas y media en autobús) a visitar a unos amigos suyos donde hicieron un voluntariado dos años antes. Menos de diez euros, sin plan, con una compañera de clase (la cual creo que puedo llamar amiga después de este viaje) con la que tengo mucho en común y con la que por “h” o por “b” no he tenido la oportunidad de hacer nada -por cierto, coincidimos en el primer taller-…

No lo pensé, me salió automático. Esto es algo que llevo haciendo desde el sábado a las 10 de la mañana. Y no es en un tono negativo, al contrario. Porque lo que salió de mí fue unirme a la deriva. Por fin estaba dejándome llevar y me sentía a gusto. A pesar del cansancio, de querer descansar, me sonó la mejor idea. nunca-más-vas-a-tener-esta-oportunidad. Y lo hice.

Llevo dos días seguidos viviendo el presente y he estado mucho más tranquila que en estos últimos días. Más feliz, con más energía. He sido capaz de proyectar mis sentimientos y abrirme con gente la cual no conocía de nada. No sé muy bien explicar por qué, pero creo que estaba feliz porque estaba siendo yo.

Nota mental: la bipolaridad es una generalización a la que recurrimos para simplificar las cosas así como la rutina es una forma de crear seguridad en nuestro estilo de vida. Ambas son arcaicas y se caracterizan por llevar el ritmo que marca la sociedad.

Estoy dándome cuenta de que tengo que salir de ese círculo y perderle el miedo a la espontaneidad y buscar hacer lo que realmente me apetece en lugar de dejarme ganar por el cansancio, la pereza o el miedo. De estos tres he aprendido mucho en las últimas veinticuatro horas.

He pasado de no ser capaz de cantar delante de la gente a estar dos horas cantando en un grupo de dos personas más la tutora. Haciendo ejercicios de respiración, encontrando mi voz, el aire, explorando cómo funciona mi cuerpo cuando quiero crear un efecto. Sé que no tengo ni p*ta idea, que no soy buena; pero me hace feliz, me sirve para canalizar sentimientos y para conocerme a mí misma. Y hablando de éstos, me han reafirmado la teoría que llevo unos años utilizando “dejarte llevar y sentir la canción, sentir la historia, sentir la letra”.

Encontré muy inspirador también el taller anterior en el que teníamos que explorar en nuestro vocabulario y dejarnos llevar. Hasta me atreví a compartir mis intentos de verso rápido en cuatro minutos. Obtuve un reporte interesante y pregunté por ayuda (lo cual es otra cosa que estoy aceptando, el pedir opiniones para ver otros puntos de vista sobre aquello que me abruma o me concierne… o me pica en el centro de la curiosidad). Me confirmaron que voy por buen camino haciendo las paces conmigo misma, buscando por primera vez un sitio y un propósito que realmente me represente.

El (re)encuentro con los amigos de Nadia fue mejor de lo que esperaba. Empecé dubitativa a tocar el ukelele en el autobús. intentando raspar las cuerdas con la mayor finura posible para no molestar, hasta que ya una vez en no sé qué tren (al final en vez de dos horas, el viaje pasó a cuatro o cinco, pero la atmósfera no hacía que eso fuera un viaje, sino una tarde cualquiera, solo que probando distintos asientos de transporte público alemanes, suizos y austriacos, lo cual le da bastante vigila al asunto) estaba cantando a viva voz sin importarme nada. ¿Y lo más bonito? Nadie, absolutamente murió ni empezó a sangrar por los oídos, de hecho, he recibido más de un par de cumplidos a lo largo de el viaje.

He pasado este poco tiempo cantando, tocando, patinando y comiendo kebabs, hamburguesas con queso y galletas de chocolate. He reído hasta quedarme sin aire y he encontrado al menos tres confidentes más con los que me he sentido más cercana hacia la gente y conmigo misma. El viernes voy a informarme a esta escuela sobre cursos, pues sería interesante poder recibir alguna clase donde pudiera controlar mi voz y utilizarlo para mi recelamiento. Sin más. No busco ser buena ni siquiera, solo quiero entenderlo. Comprenderme.

Además, me han hablado de la posibilidad de unirme a proyectos de la Unión Europea a través de los cuales puedo involucrarme en trabajos artísticos que me permitan explorar este lado de mí que siento que me arde. Creo que va a ser otra semana donde aprenda y cambie mucho. Espero poder volver a sentirme tan felizmente cansada pronto.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s