(In) => (Out)

Estándar

Hace tiempo que no disfruto de la música, de la poesía, de las palabras.

Ya no hablo como antes y no sé si es porque intenté aprender a escuchar o porque me cuesta descifrar lo que dicen, lo que dices.

No encuentro la manera de agarrar a mi estómago con ambas manos y hacerlo bajar deshaciendo el nudo en el que se encuentra, de aclarar mi garganta al beber agua en lugar de sentir que mi sed no se apaga a cada trago, de decirle a mi corazón que no grite. Pues tampoco es para tanto.

Y en ese movimiento de brazos trepo de vuelta hacia el orgullo y pienso si realmente me haces falta, porque sé que no te necesito. Y cuando estoy ahí arriba y me veo tan pequeña a tu lado me planteo si realmente tienes tanto vértigo como dices. Quizá venga de tu manía de no querer moverte.

Es que, verás. Yo quiero correr, pero no orbitar. No quiero ir tan rápido estando anclada al mismo punto, dependiendo de su trayectoria en cada momento. Y yo me frenaría si él quisiera, pero me sorprendería que algún día llegara verdaderamente a actuar como dice que siente.

Cada vez que le besaba, quería curarle, salvarle. Pero él ya había decidido fijar su mente y no cambiaría. Así que a sabiendas de esto, veremos cuánto tardo en librarme de tu magnetismo para volver a pederme en el infinito.